top of page

Cacho Dante - La interpretación de un milonguero sobre el Tango Internacional

Cacho Dante (1939 - 2019) fue otro de los milongueros que bailaban en Buenos Aires hacia el final de "La Edad de Oro del Tango". Tenemos la bendición de que algunas de las historias de estos milongueros hayan sido documentadas en entrevistas y publicaciones de blogs cuando todavía había un recuerdo vivo del tango a medida que se desarrollaba hasta su pico de popularidad y su cenit como baile único y expresión de la emoción humana.


Cuando era adolescente, Cacho solo bailaba en su barrio local de Flores (como era habitual en ese momento) cuando su padre lo confrontó: "¿Quieres casarte?" Cacho dijo que no, entonces el padre dijo: "Entonces, ¿por qué estás bailando aquí?" “Pues porque yo conozco a las niñas”, respondió Cacho. "Deja de perder el tiempo", dijo su padre, "y ve al centro". (Practi Milonguero)

la entrevista completa

Entonces Cacho se fue al corazón del tango, al centro de Buenos Aires, y aprendió a bailar en los grandes salones de milonga. Bailar en los pisos abarrotados de las grandes milongas exigía un abrazo más estrecho y un baile más controlado que los pisos menos abarrotados de los suburbios. Fue allí donde Cacho perfeccionó su baile al ritmo de las grandes orquestas de los años 50.

Las dictaduras argentinas de los años 60 y 70 se sintieron amenazadas por las grandes concentraciones de gente en las milongas. Hostigaron y arrestaron a los jóvenes que asistían a las milongas y Cacho se rindió y dejó de bailar por más de 20 años. (ReporTango)

Cuando fracasaron las dictaduras y volvió el tango, Cacho y otros milongueros mayores volvieron a los salones. Sus habilidades de baile, que habían sido reprimidas durante toda una generación, fueron buscadas por bailarines más jóvenes que intentaban aprender tango.


Los Actos de Tango y Trapecio (La versión de un Milonguero sobre el renacimiento del Tango Internacional).

Publicado por cachodante

Hace treinta años, el tango no era un acto de trapecio. No tenía coreografías, y la mujer no era solo una seguidora, era a quien estaba dedicado el tango. Por esa época, bajo la presión de la dictadura en Argentina, muchos milongueros dejaron de bailar. Estaban cansados ​​de que las autoridades los recogieran todos los fines de semana para ver si tenían antecedentes policiales. Algunos milongueros volvían a las discotecas del barrio donde tenían que bailar con sus vecinos, sus primos, las hermanas de los amigos, todo bajo la atenta mirada de las madres. Fue un aburrimiento enorme.


Los chicos en ese momento ya habían superado la etapa de pasos. Ya habían pasado por el filtro: cuando no sabían muy bien bailar, hacían 20 pasos; cuando supieron un poco más, hicieron 10; y cuando sabían realmente lo que hacían, bailaban cinco… pero con mucha calidad.


El resto lo aprendieron de las orquestas de la época: cómo navegar por la pista de baile; cómo marcar el ritmo. Bailaron entonces con algunas de las mejores orquestas, en vivo todos los días, Osvaldo Pugliese, Anibal Troilo, Juan D’Arienzo, Francisco Canaro, Alfredo Gobbi, etc.


Más tarde, todo cambió. El tango subió al trapecio y quedó coreografiado. Y se convirtió en un baile de sordos. La pista de baile hoy en día también parece a veces una zona de guerra. Las mujeres ni siquiera tienen la oportunidad de elegir a sus parejas. Los hombres las arrebatan de las mesas como si fueran frutas en una papelera de supermercado.


Cuando algunos de los milongueros volvieron a bailar, incluido yo mismo, queríamos estar a la moda, aprender coreografías. Pero ya era demasiado tarde para eso porque para nosotros era más importante ser apreciados por la mujer que ser admirados por aquellos a quienes les gustaba ser vistos. Las mujeres eligieron el tango milonguero. Abrazaron a los viejos y luego abrazaron a los jóvenes también. Aunque los milongueros seamos gordos y calvos, todavía llevamos la frente en alto y tenemos muchas mujeres con quienes bailar.


A veces se escucha que el tango milonguero se muere con el último milonguero. Pero los que dicen eso no parecen darse cuenta de que el último tiene solo 17 años y ya está enseñando el baile.


Hoy en día bailamos al son de orquestas y cantantes que ya no existen. Los hijos de los grandes directores de orquesta, como hacen los niños, no escucharon a sus padres. Hoy, desafortunadamente, no hay realmente música nueva para bailar. Las orquestas ahora se esfuerzan por seguir a los cantores, mientras que antes el cantor era un instrumento más. (Eso está cambiando hoy, en gran parte gracias a Ignacio Varchausky y la Escuela Orquesta de Tango. Después de años de experimentar con la música 'fusión', están surgiendo nuevas bandas con un sonido propio, pero respetando la música y la historia).


El Tango, dicen algunos, está creciendo. Otros dicen que está engordando. Creo que está hinchado, como alguien que ha comido demasiado. Menos mal que el ejemplo del milonguero existe y no es casual, ni porque esté de moda que unos jóvenes de aquí y otros de fuera bailen en estrecho abrazo y vuelo. Para volar, debes tener los pies bien puestos en la tierra. Los fans de Pugliese plantamos nuestros pies en la pista de baile y volamos con nuestros torsos. No hay otra manera de bailar los silencios y las pausas. Con D'Arienzo, bailas en cuarta, con Pugliese, en primera. Para Pugliese, debes bajar las curvas y con D’Arienzo, levantarlas.


El tango es un sentimiento que se baila. Por eso no está coreografiado, aunque puede tener secuencias, como todos los sentimientos. Puedes bailar el amor, la rabia, la felicidad, el placer, todos los estados de ánimo. El tango no es un baile para demostrar habilidad sino una interpretación del sentimiento. No es solo mover los pies y adoptar posturas. El tango es argentino, pero es de todos los que entienden sus sentimientos y sus códigos.


Chicos, para bailar tango hay que escuchar el corazón de la mujer.

cacho dante

milonguero de buenos aires

noviembre de 1998

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentit


bottom of page